CUÁLES SON LOS COLORES QUE TE QUEDAN BIEN

Female model in casual clothes, shrugging her shoulders while standing near her wardrobe, having hesitations what to wear. Pretty woman having nothing to wear. Clothing and fashionable people concept

¿Te has preguntado alguna vez qué colores te favorecen más?

 Puede ser que de forma inconsciente tengas tu guardarropa lleno de prendas de ese color que te queda genial o de los colores de su misma gama, ya que a medida que vamos adquiriendo experiencia y (¿por qué no decirlo?) seguridad en nosotras mismas, vamos reconociendo lo que nos queda mejor, quizás no tengas todo un “abanico de opciones” pero sí esos tonos con los que te sueles sentir más cómoda.

¡A lo que voy!

Aunque bien es cierto que hay colores y prendas que te pueden favorecer más, eres totalmente libre de vestir como quieras, sin embargo, si estás buscando herramientas para que tu imagen luzca impecable, ¡sigue leyendo! estoy segura de que te gustará.

Iniciaré por la base de todo:

Armonía cromática

En términos generales la “armonía cromática” o “armonía de los colores” es el conjunto de técnicas que se utilizan para lograr cierto equilibrio en la interacción de los colores, según está teoría, todas las personas nos dividimos en cuatro grupos fundamentales que se relacionan con las estaciones del año y que tienen que ver con la tonalidad de la piel, el color de nuestro cabello y ojos, veamos:

Armonía Cálida-Suave también llamada Primavera: según esta categoría, las personas que se encuentran aquí tienen la piel cetrina y les toma color rápidamente con el sol, su pelo es castaño claro, cobrizo anaranjado o rubio (tono miel), y sus ojos son marrones o verde claro.

Armonía Cálida-Intensa conocida como Otoño: la piel de estas personas es morena, su es pelo castaño oscuro y sus ojos marrones o verdes oscuros. Las pieles mulatas se consideran cálidas.

Armonía Fría-Suave o Verano: las personas que poseen estas características tienen la piel blanca, el cabello rubio muy claro o ceniza y los ojos azules o verdes.

Armonía Fría-Intensa llamada también Invierno: agrupa a las personas con piel muy blanca, ojos claros y pelo muy oscuro. También se consideran frías las pieles de color negro azulado (es decir muy oscuro).

Claro, debemos tener en cuenta que muchas veces nuestros rasgos no estén tan claramente identificados dentro de estas 4 categorías que se plantean, es decir, que podemos estar, por ejemplo, entre una armonía cálida suave y una cálida intensa, en este caso, ¡no te preocupes! Porque nos favorecerán los colores de ambas categorías, así que ¡Mejor!

Lo que sí debe importarnos es saber si estamos dentro del grupo de Armonía Cálida o Armonía Fría.

Temperatura del color

Los colores también se clasifican, en este caso, de acuerdo con los efectos que provocan en el espectador algunos tonos, marcando la diferencia entre cálidos y fríos.

Se considera como colores fríos el azul, el verde y el morado, mientras que el rojo, el naranja o el amarillo son colores cálidos. Esta clasificación es psicológica, artística y científica.

Los colores blancos, negro y gris son considerados como colores neutros, en virtud de que presentan poca o mucha luz. El color gris tiene su origen en la mezcla de tonos entre el color blanco y negro.

Ya teniendo conocimiento del grupo de armonía cromática al que pertenecemos por nuestras características físicas y sabiendo cómo se clasifican los tonos del color de acuerdo con su temperatura, podemos hacernos la pregunta:

¿Qué colores nos favorecen?

Conocer cuáles son “nuestros colores” será de gran ayuda para cuando vayamos de compras, cuando buscas teñirte el cabello y hasta para dar con el maquillaje que se adecúe mejor a nuestras facciones.

Si escogemos mal los tonos de acuerdo con nuestra armonía cromática, podemos llegar a lucir pálidas o con ojeras, por eso resulta ser tan importante que sepamos identificar nuestra colorimetría, para que nos veamos siempre más jóvenes y saludables.

Reconocer también la intencionalidad con la cual escogemos una u otra prenda de un color en específico, también nos ayudará a proyectar la imagen que deseamos, por ejemplo, saber que el rojo se asocia a la pasión, la fuerza, la revolución, entre otras cosas, nos ayudará a saber en qué momento podemos llevarlo, ya que aunque no lo creamos, usar este color al vestir, nos impulsa a comportarnos de un modo ligeramente más asertivo y extrovertido.

Por su parte, reconocer que el morado (violeta) representa sofisticación y la elegancia y que el azul transmite confianza, integridad y entereza, nos ayudará a escoger en qué momento usarlo y cómo combinarlo, puesto que todo va a depender de la situación a lo que nos enfrentemos. Está claro, que no es lo mismo ir a una reunión de trabajo, que ir a una fiesta, pero si sabemos este tipo de detalles tenemos todas las de ganar.

Por regla general, a las personas de temperatura cálida les favorecen más los colores cálidos, así llamarán más la atención y mantendrán la armonía con su línea natural, por el contrario, si quieren mantener una imagen neutra, entonces deberán utilizar colores cálidos.

Lo mismo pasa con las personas de temperatura fría, si quieren pasar desapercibidas deberán usar colores cálidos, mientras que si quieren destacar y verse más favorecidas deberán utilizar colores fríos.

¿Cómo podemos identificarlos?

Hagamos un ejercicio muy sencillo:

  • Busca un espacio en tu casa donde tengas luz natural, lo mejor es que esté cerca de una ventana, sin estar expuesta directamente a los rayos del sol.
  • Necesitas dos telas, una blanca y otra beige o de un tono más amarillento.
  • Si no tienes telas de estos tonos, busca un collar, aretes o alguna prenda que sean de color dorado y plateado.
  • Colócate frente al espejo a cara lavada y ubica las telas debajo de tu cuello, las dos a la misma vez, o bien, los aretes o el collar que hayas escogido.
  • Observa con cuál de los dos tonos sientes que se ilumina más tu rostro, enseguida podrás notar cuál acentúa más tus imperfecciones y cuál suaviza más tus rasgos.
  • Si ves que se tu rostro se ilumina más con el beige, o el dorado, quiere decir que eres de temperatura cálida, por lo que los colores que te favorecen serán cualquier color que tenga una base más bien amarillenta o contenga amarillo.
  • Por el contrario, si notas que tu piel se ve mucho más iluminada y se suavizan las manchas con el blanco, o el plateado, quiere decir que eres fría, y por lo que los colores que te benefician son los colores fríos, por lo que deberás elegir tonos que en su base contenga azul o tiendan más bien al blanco.
Tips: Si después de la prueba de colores sigues con dudas, analiza si te bronceas o no en el sol. Generalmente las pieles frías no se broncean y toman un color rojizo, mientras que las pieles cálidas sí se broncean y se tornan doradas.

Para finalizar este artículo te presento una lista de los colores que mejor te quedan dependiendo de tu armonía de color.

Si eres de armonía fría estos son los colores que te quedan:

  • Azul
  • Verde azulado
  • Morado
  • Rosa
  • Gris Negro

 En cuanto a las joyas, considera las de los siguientes tonos:

  • Plata
  • Oro rosado

Lo mismo se puede aplicar con el maquillaje, si eres cálida estos son los tonos de labial y de sombras que te van mejor:

  • Café
  • Naranja
  • Sombras doradas

Si eres de armonía cálida, tus colores son:

  • Naranja
  • Amarillo
  • Verde
  • Beige
  • Café

 En joyería los mejores tonos para ti son:

  • Dorado
  • Bronce

En cuanto al maquillaje, si eres fría, te quedarán mejor los siguientes tonos de labial y de sombras:

  • Rojo intenso
  • Rosa
  • Sombras moradas
  • Sombras negro
  • Sombras grises
  • Sombras azules
Tips:
El rojo puro es temperatura cero. Es decir, no es ni cálido ni frío. Es importante encontrar el tono de rojo que te va bien a ti. Si eres de tonalidad cálida, te quedan los rojos anaranjados y si eres de tonalidad fría, te quedan los rojos intensos azulados: más obscuros y vivos como el strawberry rojo.

¿Y qué pasa si te equivocas?

¡NADA! Lo cambias o contratas una asesora de imagen que te ayude y puedas dominar este arte. Que no te dé miedo experimentar y probar colores nuevos. Nadie mejor que tú para saber qué te queda bien y qué no, déjate llevar y escucha tu voz interior.

Tags: No tags

Leave A Comment