ARMARIO CÁPSULA

Hemos oído decir mucho sobre el término “Armario Cápsula” y es que, aunque desde hace mucho tiempo, es parte del glosario básico en el mundo de la moda, se ha hecho mucho más conocido hace poco, con el resurgimiento (y necesidad) del consumo tanto responsable, como
sostenible en este sector. Además, la apuesta por llevar un estilo de vida menos cargado, con chispas de minimalismo, hacen de este método, una manera práctica y estética de acercarse a la creación de los looks diarios y, por tanto, a la reafirmación de la identidad.

Entonces, ¿podríamos decir que el armario cápsula es realmente bueno?

¡Sí! Y si tienes dudas, sigue leyendo para decirte paso a paso como empezar a construir el nuestro, sin tener nada que temer.

¿Qué es un Armario Capsula?

El “Armario Cápsula” puede definirse como el conjunto de prendas básicas de buena calidad que forman la base de cualquier guardarropa, y que también, pueden conformar por sí mismas
un armario completo. Es decir que, si eliges las prendas adecuadas de ese armario cápsula, no necesitarías nada más para completar tu outfit, consiguiendo crear una gran cantidad de looks, así que ¡Arriba la imaginación! Muchas mujeres prefieren tener un “Armario Cápsula” por cada estación del año o mínimo, cada seis meses. Otras, organizan las prendas eligiendo una paleta de color por temporada, y hay quienes sólo incorporan sweaters o shorts cuando lo exige el clima. En fin, existe muchas variaciones y créeme que todas dependen de las necesidades de cada una.

Importante: debemos tener muy claro que un armario cápsula tiene que ser fácil de combinar y, sobre todo, que refleje quién tú eres.

¿Por qué y para qué tener un “Armario Cápsula?

Estas respuestas dependen de quién quiere ponerlo en práctica, por ejemplo, particularmente mi base, es buscar un equilibrio y una conexión entre lo que hago y mi ritmo de vida, pero en líneas generales, aquí les presento unas buenas razones para que, al menos, se lo empiecen a pensar:

  • Ahorrar tiempo y facilitar la tarea de vestirse cada mañana: al tener en el armario las prendas claves, se crean looks diferentes solo con los “extras” que llegan, eso nos facilita escoger un outfit cada día a la hora de vestirnos, sin mucha complicación.
  • Mayor autoconocimiento estético: es decir, hacer un análisis detallado del estilo de vida que se tiene, por ejemplo, de nada sirve enamorarse y acumular vestidos de noche, si lo que pide nuestra rutina son unos joggers con los que poder moverse.
  • Autenticidad: el autoconocimiento del que hablamos anteriormente implica hacer algunos ajustes para vestir como de verdad lo necesitamos, y esto hace que la ropa sea la mejor forma de expresión personal a nuestro servicio.
  • Sostenibilidad: ¿eres una chica que se preocupa por el medio ambiente? Entonces esta es una buena para ti, ya que, apuesta a la moda sostenible, desde la perspectiva de la durabilidad y de un menor consumo.

Recordemos que una prenda no solo es sostenible por las fibras que utilice, dónde se haga, cuántos litros de agua se ahorre o si se puede reciclar o no, sino por cuánto se use, el Armario Cápsula lucha contra las compras impulsivas y sin razonamiento, y nos propone “tener menos y mejor”, donde se hace ineludible la calidad, y es que sabemos que, para que una prenda dure en buen estado muchos años, tiene que cumplir una serie de criterios en cuanto a materiales y confección, que la haganenvejecer bien y aguantar el paso del tiempo.

¿Y qué hay de las tendencias?

 Uno de los temores que mayormente tienen, quienes aún no se deciden por este método, es el miedo a no tener prendas de temporada y a quedarse “desfasadas o sin nada que ponerse” sintiendo que son muy pocas las opciones de prendas que tienen para escoger. Pero recordemos que no podemos tener en nuestro armario todas las tendencias que vamos viendo, lo ideal es saber qué es lo que va mejor con nosotras y así evitamos tener ropa abandonada en el armario.

¿Cuántas prendas tiene un armario cápsula?

En realidad, no existe un número exacto de prendas, algunos expertos de la moda apuestan por 30 piezas, otros por 40, pero a nivel general podríamos movernos entre las 33 y las 40 prendas, entre las que se incluyen zapatos y complementos, quedando por fuera la ropa interior y la de deporte, y otras prendas más específicas, como vestidos de fiesta y piezas de uso puntual.

 El reto está en vestirse únicamente con ese número de prendas toda una temporada, llegando a sobrevivir muchas de ellas al cambio de estación. Por ejemplo, unos vaqueros pueden formar parte tanto del armario cápsula de verano como de invierno, mientras que una falda ligera de flores estará sólo en el de verano, y tendrá que cambiarse en el de invierno, por un abrigo extra.

Tenemos que recordar que, debido a la limitación del número de piezas en nuestro armario, los colores básicos suelen ser grandes aliados, así como diseños no excesivamente marcadas.

¿Y cómo se construye un armario cápsula?

Tal como hacemos una limpieza de armario tradicional: sacar todo lo que se tiene en el armario, someterlo a análisis para saber qué sigue sirviendo y qué no y, por último, guardar solo las prendas que van a formar parte del armario cápsula.

La clave lo lograrlo sin mayores complicaciones es hacer un análisis realista del estilo propio, de esas prendas “uniforme” que usamos casi a diario y de esas otras piezas que enamoran y combinan con todo.

Recuerda que las prendas que sean de otras estaciones deberán almacenarse en otro lugar para que no interfieran con el armario cápsula del momento.

Otro aspecto súper importante para crear un buen armario cápsula es definir la paleta de colores dominante en nuestras prendas.  Trata de detectar los colores que más destacan en tu armario, eso te ayudará a elegir una paleta de colores para que tus prendas combinen fácilmente.  Aprovecha este momento para conocer más sobre los colores que te gustan, los que no te favorecen y los que te gustaría vestir más. En este punto, olvídate de los típicos blanco, negro y neutros, (al menos que eso sean los colores que te fascinan), trata de enfocarte en los tonos que te hacen feliz y en lo que podrías vestir hasta el cansancio.

Una vez que ya tengas la paleta de colores y comprendido las prendas ideales para tu estilo de vida, busca las que te reflejan mejor tu forma de ser. Si te resulta sencillo, ¡perfecto! pero, si sientes que hay un poco de todo y nada combina, elige lo que mejor te va y revisa por qué las cosas no te gustan: ¿Compras por impulso?, ¿son regalos?, ¿lo compraste hace tiempo y ya no te representa?, ¿ya no te queda?

Revisa todo y separa por grupos:

1) para el armario cápsula

 2) para reparar o ajustar

 3) para regalar o donar.

Este último punto, puede que te resulte difícil, porque a veces nos cuesta desprendernos de las cosas, pero creo que tienen más valor cuando cumplen su propósito: en este caso, vestir. Así que, si hay prendas que sabes que no vas a usar, dónalas o véndelas. Te sentirás muy bien de saber que alguien las aprovechará.

Las prendas que conforman un armario cápsula:

Ya tenemos claro que las piezas de un armario cápsula variarán de uno a otro, sin embargo, aquí te presento una lista de algunas de las prendas que más suelen repetirse y que funcionan por su atemporalidad:

  1. Una camisa blanca
  2. Camisetas básicas
  3. Una camiseta de rayas
  4. Jerséis neutros
  5. Unos vaqueros
  6. Unos pantalones de traje en color neutro
  7. Un blazer largo y oscuro
  8. Una cazadora de cuero
  9. Una gabardina
  10. Unas zapatillas deportivas clásicas
  11. Unas bailarinas o unos mocasines
  12. Un vestido negro corto o midi
  13. Un vestido lencero sin demasiados adornos
  14. Una slip skirt
  15. Un tote bag

Como ves, la lista no está completa y te repito, son sólo recomendaciones, porque recuerda que todas tenemos un estilo de vida diferente y eso al final, es lo que marca las piezas que vamos a incluir. Puedes experimentar con distintos tipos de prendas, pero siempre que vayan con tu estilo de vida y lo que normalmente usas, por ejemplo, a mí no me gusta las chaquetas de cuero, entonces no voy a tenerlas, aunque muchos armarios cápsulas las incluyen.

Lo importante de todo esto es que comprendas que no es útil tener 10 camisetas blancas casi iguales, o 9 pares de vaqueros, si eliges bien los básicos sabiendo que se pueden combinar con al menos 3 prendas que ya tengas, tendrás el armario cápsula ideal de las expertas.

Haz una lista de las prendas que aún te hacen falta.

¡Perfecto! ya tienes en orden tu armario y sabes con lo que cuentas, ahora puedes hacer una lista de las prendas que te hacen falta, claro, no vas a salir corriendo a comprar todo al instante, lo ideal es que tengas la lista a la mano para cuando encuentres esa prenda que cumpla con lo que necesitas.

 

Para finalizar este artículo, y para que te sientas mucho más segura de aventurarte con este método de combinación y organización de prendas a la hora de vestir, te presento algunos de sus múltiples beneficios:

  1. Tendrás solo las prendas que te quedan y te hacen sentir bien.
  2. Podrás invertir en prendas de mejor calidad.
  3. Te resultará más sencillo combinar la ropa y podrás crear más conjuntos con menos.
  4. Será una excelente oportunidad para desarrollar tu creatividad.
  5. Definirás tu estilo personal, independiente de cualquier prenda y moda.
  6. Ayudarás a reducir tu impacto en el medio ambiente.
  7. Podrás distanciarte del fast fashion y el consumismo excesivo.
  8. Tendrás un clóset más ordenado y apreciarás más el valor de lo que tienes.
  9. Podrás destinar el dinero que no inviertas en ropa, en cosas más provechosas.
  10. Serás más analítica al momento de comprar la ropa que necesitas.

El armario cápsula es una herramienta, que además de ayudarte a estar más organizada, hará de ti una persona mucho más segura, por propiciar tu autoconocimiento y creatividad, logrando que destaques por tu personalidad.

Tags: No tags

Leave A Comment